Envío gratis para compras arriba de $4.000 y 3 cuotas sin interés con Mercado Pago

Raya del pelo

¿Dónde debes llevar la raya según la forma de tu rostro?

¿A la derecha, a la izquierda, al costado o al medio? Un acto tan simple como cambiar de lugar la raya de tu pelo puede hacer que te veas más atractiva. Si bien a simple vista puede parecer un cambio casi imperceptible, lo cierto es que la raya complementa las facciones de tu rostro, algo que te permitirá sentirte más linda en segundos y sin pasar por el salón de belleza.

¿Cuál es tu tipo de cara?

Para elegir dónde debemos llevar la raya vamos a basarnos en el visagismo, una técnica que consiste en exaltar la belleza natural de cada persona a través del estudio de los rasgos faciales y la colorimetría. Por lo tanto, la orientación de la misma dependerá de tu tipo de cara.

1. Cara redonda

Los rostros con facciones redondeadas son casi iguales de ancho que de largo, por lo tanto, el objetivo consiste en estilizarlo. Para ello, la mejor manera de conseguirlo es colocar la raya en el medio para que toda la atención se centre justo en el medio y no en los lados de la cara. Este es el mejor truco para reducir los contornos y conseguir la ilusión óptica de un óvalo mucho más estrecho.

2. Cara cuadrada

Esta es la forma típica de aquellos rostros más anchos que largos y con rasgos angulosos. Para estos casos, lo mejor es optar por la raya descentrada, que es muy similar a la raya al medio pero se desplaza uno o dos centímetros hacia la izquierda o la derecha para “alargar las facciones”. Como tip de peinado, llevarlo suelto y sujeto detrás de las orejas es una gran alternativa para acentuar la zona de los pómulos mientras que los largos disimulan la angulosidad de la mandíbula.

3. Cara con forma de corazón

Este tipo de rostro es el que se caracteriza por tener la franja superior de la cara más ancha que la inferior, además, suele incluir una línea de crecimiento de pelo que acaba en punta justo en el centro de la frente (conocida como pico de viuda). En este caso, la raya al costado reduce ópticamente el tamaño de la frente, aunque como alternativa también se puede optar por la raya descentrada.

4. Cara alargada u oblonga

La cara oblonga es el tipo de rostro en el que se unen algunas de las características de la cara ovalada -con forma de óvalo- con las de la alargada, por lo tanto, las facciones son más largas que anchas. Para disimular la verticalidad del rostro, lo más adecuado es optar por la raya al medio, unas capas rebajadas en los mechones más cercanos al rostro y los peinados ondulados para acortar visualmente los rasgos. Otra opción es elegir flequillos largos y de acabado fringe (en cortina), como el famoso “Jane Birkin”, que logra que la frente se vea más pequeña.

5. Cara ovalada o de diamante

El rostro ovalado es muy parecido al redondo en relación al acabado suave de los rasgos, sin embargo, este tipo es más largo y se caracteriza por una frente más ancha que la mandíbula. Por lo tanto, la cara ovalada es considerada la más armónica de todas.

La cara de diamante se distingue porque los pómulos son la parte más prominente del rostro, la barbilla acaba en punta y la zona de la frente es visualmente más estrecha que la parte media del rostro. Sin embargo, al igual que la cara ovalada, esta fisionomía se ve favorecida por -prácticamente- todos los peinados y rayas.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Tu Carrito
    Carrito vacioRegresar